event-single

FIESTA NACIONAL DE LA CORVINA NEGRA Acceso libre

Este certamen, que dura cuatro días, es uno de los principales torneos de pesca de corvina negra que se desarrollan en el país y constituye un atractivo singular al que cada año asisten pescadores deportivos de distintos rincones de la Argentina.

El evento incluye, para deleite de todo el grupo familiar, una variada serie de propuestas como desfiles de carrozas, concursos de vidrieras y de poesía, bicicleteadas y espectáculos artísticos. Además de los pescadores deportivos, que compiten por obtener el mejor ejemplar para alzarse con el premio mayor, de los turistas y de los vecinos sanclementinos, también participan los alumnos de los colegios locales con la realización de actividades culturales que exhiben en las calles de la ciudad. 

Espectáculos diurnos, concursos de pesca variada, encuentros de kayak fishing, el tradicional desfile cívico institucional, la peregrinación de la virgen de los pescadores en el puerto de San Clemente y el clásico asado de corvinas son otros de los atractivos que propone esta fiesta, que ya va por su cuadragésima octava edición.

El origen de la fiesta, que en 2019 tuvo su 53º edición, se remonta a 1966, cuando un pescador de la zona presentó la propuesta de organizar un torneo de pesca para aprovechar la gran cantidad de corvinas negras que anualmente se obtiene, entre septiembre y diciembre, en San Clemente del Tuyú. Tres mil quinientos participantes formaron parte de aquella primera edición, en la que se obtuvieron treinta y cuatro piezas.

Entre otras actividades culturales, el festejo incluye recitales de distintos géneros musicales. 

La historia de San Clemente del Tuyú nos remite al año 1580, cuando Hernando Arias de Saavedra realizó una expedición por tierra hasta llegar a Tandil. En aquella oportunidad lo acompañaban guaraníes evangelizados que llamaron Tuyú a la región, cuyo significado es barro o charco. Los primeros asentamientos de la región se establecieron a fines del siglo XVIII y comienzos del XIX. Las tierras fueron pasando de mano en mano de los hacendados que se las vendían unos a otros hasta que en 1825 Juan Manuel de Rosas, junto a su topógrafo, realizó el proyecto de urbanización de las localidades de Dolores y Monsalvo, formando parte de este último el territorio que hoy conforma San Clemente del Tuyú.

En 1826 sus playas fueron escenario de la batalla del Tuyú, en el marco de la guerra argentino-brasileña. Años más tarde, en 1839, debido a la pobreza que sufría la población, los hacendados se levantaron en armas contra el gobernador, pero Rosas los derrotó y creó por decreto el partido de Ajó, en el que fue incluido parte del territorio actual de la localidad. Finalmente, en 1891 el partido de Ajó cambió su nombre por el de General Lavalle. El pueblo de San Clemente del Tuyú fue inaugurado oficialmente el 23 de noviembre de 1935.