event-single

FIESTA DEL CHOCOLATINO Acceso libre

La localidad de Campana tiene su fiesta popular del chocolate, cuyo objetivo es fomentar la producción chocolatera y pastelera local. El evento incluye stands de degustación y venta de productos, patio de comidas, feria artesanal y una propuesta artística con grupos musicales y patio de tango.

En esta celebración popular participan los productores y, por supuesto, también los amantes del chocolate. Se hacen presentes los chocolateros locales y de los restantes quince municipios que forman parte del Corredor Productivo del Noreste Bonaerense (COPRONE). En el “Salón y Plaza de Chocolate” se disponen los stands de reconocidas marcas de Argentina y otros países, donde se ofrecen sus productos para degustación y venta. Además, hay actividades para chicos, un patio de tango para que los participantes del evento puedan bailar, puestos de artesanos regionales, patio de comidas y espectáculos artísticos en el escenario principal.


La organización del evento está a cargo de la Subsecretaría de Producción, Turismo, Ciencia y Tecnología del Municipio y su entrada es libre y gratuita. En ocasiones se hace de forma conjunta con la Fiesta de la Nuez Pecán, resultando un evento de gran magnitud que recibe a miles de visitantes. Cada jornada, el cierre está a cargo de un grupo musical invitado, como lo han sido en las últimas ediciones Los Cafres o Marcela Morelo. La oferta gastronómica del patio de comidas está a cargo de colectividades como la italiana, alemana, mexicana, brasilera o española que ofrecen platos típicos de su cocina.


La ciudad de Campana se ubica en el nordeste de la provincia de Buenos Aires y es la cabecera del partido homónimo. Se asienta sobre la margen derecha del Río Paraná, que la conecta con el puerto de Buenos Aires, con Rosario y con todo el litoral argentino. Su historia comienza en el siglo XIX, y su nombre se debe a quien fuera el propietario de la estancia ubicada en las tierras donde hoy se asienta la ciudad, el comerciante Francisco Álvarez Campana.


En 1860 los hermanos Eduardo y Luis Costa compraron la estancia y al poco tiempo procedieron al loteo y la creación del pueblo. Su proximidad al puerto y el tendido del ferrocarril propiciaron el desarrollo de la zona y por lo tanto de la ciudad de Campana, que recibió un gran número de inmigrantes recién llegados al país y vio aparecer sus primeras escuelas y demás instituciones. Durante las primeras décadas del siglo, un importante frigorífico dio trabajo a una gran parte de sus pobladores. Desde hace varias décadas y hasta hoy en día es una zona eminentemente industrial, sede de refinerías de petróleo, agroindustriales y complejos siderúrgicos y metalmecánicos.