event-single

CULTO A LA PACHAMAMA Acceso libre

El 1ro de agosto se conmemora el Día de la Pachamama, tradición ancestral, herencia de los pueblos originarios, que se celebra en todo el Noroeste del país cada 1ro de agosto, aunque en realidad las celebraciones y homenajes a la “Madre Tierra” se extienden durante todo el mes.

Jujuy rinde culto a la Pachamama con la realización de ceremonias milenarias. El 1° de agosto se alimenta la tierra enterrando una olla de barro con comida cocida, junto a hojas de coca, alcohol, vino, cigarros y chicha, entre otras cosas. La divinidad Pachamama representa a la Tierra, pero no solo el suelo o la tierra geológica, así como tampoco solo la naturaleza; es todo ello en su conjunto.


El ritual central a la Pachamama es la challa o pago. La palabra "challar" se usa como sinónimo de "dar de comer y beber a la tierra". Otra de las tradiciones es tomar caña con ruda. Los mayores juran que la caña con ruda prolonga la vida, espantan la mala suerte, promueven alegrías y despojan a la gente de los malos augurios.


La Madre Tierra es la diosa femenina de la tierra y la fertilidad, una divinidad agrícola benigna concebida como la madre que nutre, protege y sustenta a los seres humanos. Para los incas, es la deidad de la agricultura comunal, fundamento de toda civilización y el Estado Andino. 


No es una divinidad creadora sino protectora y proveedora; cobija a los hombres, posibilita la vida y favorece la fecundidad y la fertilidad. A cambio de esta ayuda y protección, el pastor de la Puna Meridional está obligado a ofrendar a la Pacha parte de lo que recibe, no sólo en los momentos y sitios predeterminados para el ritual sino, particularmente, en todos los acontecimientos culturalmente significativos, configurándose así una suerte de reciprocidad. Sin embargo se la considera asimismo con una faz negativa: la Pachamama tiene hambre frecuente y si no se la nutre con las ofrendas o si casualmente se la ofende, ella provoca enfermedades.


La celebración más importante dentro de los pueblos originarios de América Latina, tiene una connotación muy especial para Jujuy, ya que representa una fecha significativa para la provincia con costumbres muy arraigadas.


Cada año mediante decreto, el Poder Ejecutivo provincial dispone asueto administrativo y escolar en todos los niveles para ese día, ya que Jujuy es la Capital Nacional de la Pachamama, declarada en 2013, a partir de que el Congreso sancionara la ley Nº 26891. Además, la norma incorpora al Calendario Turístico Nacional la "Fiesta Nacional de la Pachamama", que anualmente se celebra en Jujuy.


Desde el primer día de agosto, en toda la provincia se comienza a percibir el aroma a sahumerios e incienso, celebrando la vida, sahumando y limpiando de energías negativas. La Quebrada de Humahuaca es sin duda, un escenario donde se puede vivenciar con gusto esta tradición. En la Histórica Posta de Hornillos, ubicada a 73 km de la capital jujeña, año a año se realiza esta celebración, abierta a todo el público.