event-single

CORSOS MERCEDINOS Acceso libre

Para celebrar el carnaval en el mes de febrero la Municipalidad de Mercedes organiza festejos que tienen lugar en toda la ciudad cabecera del partido bajo el nombre de “corsos mercedinos”. Es el evento más multitudinario del partido, según la Dirección de Cultura de la Municipalidad.

Las celebraciones tienen lugar en el transcurso de cuatro jornadas, en las cuales la avenida 29 de la ciudad de Mercedes se viste de fiesta y es decorada para la ocasión. Las atracciones son sin lugar a dudas las comparsas, murgas, conjunto de máscaras y carrozas mercedinas que dicen presente año tras año para formar parte de uno de los eventos con mayor trayectoria en lo que son las fiestas populares de la Provincia de Buenos Aires. También se lleva a cabo un carnaval infantil para los más pequeños.

Visitantes de toda la región se acercan a Mercedes para ser parte de los festejos que suelen contar con la presencia de más de cinco mil personas. La festividad es de entrada libre y gratuita para casi todos los sectores, exceptuando la zona delimitada por las calles 28 y 22, a la que se suele acceder con entrada.

Fundada en junio de 1752, Mercedes nació como un fortín para contener los malones de los pueblos originarios, en particular los Puelches o Pampas, que habitaban la región. Por lo tanto, su origen como frontera del conflicto, está estrechamente vinculado a la tensión entre el criollo descendiente de europeo y el indígena. La misión de esos fuertes, que estaban dispuestos en forma de abanico, consistía en impedir que los ataques de los nativos llegaran hasta la ciudad de Buenos Aires, que se encuentra a cien kilómetros de Mercedes. Luego del malón a las estancias de Luján en 1744, se resolvió establecer estos puntos de contención. Sin embargo los milicianos, que eran los encargados del fuerte, desertaban porque esa función los obligaba a desatender sus estancias. Ante la necesidad de formar un ejército profesional, en 1745 se creó el Cuerpo de Caballería Blandengues de la Frontera, y de esa forma nació la guardia de Luján, así llamada por encontrarse a siete leguas del santuario.

Al producirse la Revolución de Mayo en 1810 los blandengues fueron transformados en el Regimiento de Caballería de la Patria, y en 1854 la Guardia de Luján pasó a llamarse Villa Mercedes, debido a la devoción que profesaban los lugareños a la Virgen de la Merced.

La primera autoridad municipal se constituyó en 1856, y un año más tarde se instituyó el actual régimen con la figura del Intendente y el Consejo Deliberante. Finalmente, en 1856, el gobernador Mariano Saavedra dispuso que la villa fuese titulada Ciudad de Mercedes.