event-single

CONCIERTOS EN EL BOSQUE Acceso libre

Durante los meses de enero y febrero se organiza en Cariló un ciclo de espectáculos musicales. Se trata de conciertos al aire libre, con entrada gratuita y capacidad para hasta 400 personas por show.

Los shows tienen lugar en el Hotel Marcín, el Club Cariló Playa y el Cariló Tennis y no se suspenden por lluvia ya que cuentan con alternativas cubiertas en caso de mal clima.

Aunque se inició como una propuesta de música clásica, hoy en día los géneros musicales incluidos en la programación son variados e incluyen estilos de música popular como folklore y jazz. El Festival ya ha expandido su formato por el país, y se realizaron algunas ediciones en San Martín de los Andes y en countries del Gran Buenos Aires. También edita una revista que recoge testimonios de los ciclos y tiene información sobre alternativas de turismo musical en el país. El ciclo incluye premios, sorteos y degustaciones, además de alentar la colaboración solidaria de los participantes recolectando alimentos no perecederos para entregar a instituciones locales. 

La iniciativa que dio origen a Conciertos en el Bosque partió del director comercial de Radio Clásica, quien se inspiró luego de presenciar un concierto al atardecer en Casapueblo, en Punta del Este en Uruguay. Su objetivo fue tomar este formato y desarrollarlo en una nueva escala en la costa argentina, y así surgió este ciclo que se realiza de forma ininterrumpida desde 1996.

Cariló surgió por iniciativa de Héctor Manuel Guerrero, quien fuera propietario de una gran extensión de tierras que incluían una porción de las costas del Mar Argentino, en la Provincia de Buenos Aires. Este hombre decidió intentar la fijación de estas tierras arenosas mediante un plan de forestación, iniciado hacia 1928. Luego se procedió al loteo y a la edificación de las primeras calles y avenidas. Los primeros lotes fueron adquiridos por amigos de los dueños y se conformó un exclusivo barrio, de difícil acceso. Con el paso de los años comenzó una transformación que delineó el espacio como una incipiente villa turística, con la apertura de balnearios y paradores y la construcción de viviendas y algunos hoteles. Tras mejorar la comunicación y el acceso, Cariló se integró al proceso de crecimiento y más tarde al turismo en la Costa Atlántica.